Antítesis: ¿Qué es y cómo se utiliza en un proyecto académico?

Antítesis: ¿Qué es y cómo se utiliza en un proyecto académico?

antítesis

Todo lo que debes saber sobre la antítesis

Si estás buscando la definición de antítesis y quieres aplicarla para cualquier proyecto académico, llegaste al lugar indicado. En el siguiente post, encontrarás todas las características relacionadas a este concepto. Sin embargo, comencemos por la definición del mismo.

La antítesis es la oposición entre dos elementos, cosas o personas. Proviene del griego “antítesis” que significa “contraposición”. Se compone del prefijo “anti”: lo opuesto y de la palabra “tesis”: posición, opinión, conclusión. En suma, la antítesis implica contraponer dos posturas. En este post, te enseñaremos qué es y cómo se utiliza.

La antítesis: significado

La RAE explica que se trata de una:

  1.     Persona o cosa enteramente opuesta en sus condiciones a otra.
  2.     Oposición o contrariedad de dos juicios o afirmaciones.
  3.     Oposición de una palabra o una frase a otra de significación contraria, como en te amo porque me odias.

Así, este término puede utilizarse en tres ámbitos distintos: la retórica, la filosofía y el lenguaje cotidiano. Saber cómo se utiliza en estas áreas te ayudará a comprender cómo usar la antítesis en tus proyectos académicos.

Uso de la antítesis en la retórica

Las figuras retóricas son recursos discursivos que sirven al escritor para expresar su mensaje de una manera diferente para conseguir fines específicos. La antítesis es una figura retórica de contraste. Vincula dos ideas antitéticas para causar un efecto en el lector. Por ejemplo: un pequeño paso para el hombre, pero un gran paso para la humanidad.

En tus proyectos académicos, puedes usar la antítesis para enfatizar, gracias al contraste, una idea que quieras destacar. Sirve, asimismo, para ayudar a que los lectores comprendan mejor algún término o concepto. Esto se debe a que explicas un concepto saliéndote de la definición esperable. Mediante la antítesis señalas lo que una palabra es y no es. Las contraposiciones, además, pueden interpelar intelectual o sensitivamente al lector. Por ejemplo, se pueden contraponer elementos sensitivos apelando a un elemento visual u olfativo.

Dentro de un texto, la antítesis genera un impacto en el lector. En este sentido, si usas este recurso, tienes que medir adecuadamente cómo quieres que sea ese efecto. De lo contrario, generará una reacción perjudicial para tu trabajo.

Este recurso no debe confundirse con el oxímoron o la paradoja. Esta última implica la expresión de un término mediante su contrario, por ejemplo: al avaro, las riquezas lo hacen más pobre. El oxímoron, por otra parte, refiere a la convivencia de dos conceptos contradictorios: el helado calor de la noche.

La antítesis en el mundo de la filosofía

En esta área de estudio, el término está asociado al filósofo alemán idealista Georg Wilhelm Friedrich Hegel. Él conceptualizó las tres instancias que componen la dialéctica (aunque él las denominó de otra manera). En primer lugar, está la tesis. Es decir, la toma de posición o de postura. Luego, el momento de refutación de esta opinión. En otras palabras; la contraposición, que recibe el nombre de antítesis. Como última instancia, se encuentra la síntesis. Se refiere a la composición o reconciliación de los términos opuestos. Por eso, se llama superación dialéctica.

En esta área, como te habrás dado cuenta, su uso es muy específico. Sin embargo, es posible trasladar esta tríada dialéctica al terreno de tu proyecto académico. Al comienzo de todo trabajo, se encuentra la instancia de explicación de una suposición (hipótesis), es decir, de una toma de postura (tesis). Luego, tiene lugar la antítesis, es decir, el desarrollo de aquella postura que es opuesta a la anterior. Finalmente, a modo conclusivo, se alcanza una instancia de síntesis, de conciliación de los opuestos.

antítesis

Uso de la antítesis en el lenguaje cotidiano

En el discurso cotidiano, las personas utilizan el recurso de la antítesis para subrayar cualidades contrarias en personas o cosas. Es muy simple usarlo. Primeramente, tienes que considerar qué quieres transmitir y cuál es la finalidad de la antítesis. Luego, piensas dos ideas, conceptos o cualidades opuestas. Por ejemplo: luz-oscuridad, noche-día, frío-calor, etc. Finalmente, las colocas en una misma expresión cuidando que se resalte el término que te convenga.

En suma, el uso de la antítesis en cualquiera de estos ámbitos busca generar un impacto en el lector para que fije o comprenda las ideas que el escritor desea.

¿Necesitas ayuda con tus proyectos académicos?

En TFG online ofrecemos un servicio de asesoramiento a los estudiantes universitarios. Nacimos con el objetivo de ayudar a que ellos se gradúen. Por este motivo, ofrecemos un servicio personalizado y adaptado a cada alumno. Podemos ayudarte en la redacción, corrección o en la exposición o defensa de tu trabajo.

Creemos que un trabajo individual es más eficiente. Por eso, primero, tú nos cuentas cuáles son las dificultades que se te presentan. Luego, nosotros te asignamos a un especialista en tu área de estudios. Así, juntos pensarán la mejor manera de ayudarte. Además, harán un calendario con plazos de entrega ajustados a tus necesidades y a los tiempos de la universidad.

Trabajamos de manera confidencial y resguardamos tu privacidad.

¿Todavía tienes dudas? ¡Escríbenos!

Envíanos todas tus inquietudes a través del formulario. Podemos mandarte tu presupuesto de manera gratuita y sin compromisos. ¡Te esperamos!

Fuentes consultadas:

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad
Abrir chat
¿Tienes alguna duda o consulta?
Hola, ¿En qué podemos ayudarte?