Objetivo general: definición y redacción - TFG Online

Te explicamos cómo formular el objetivo general de tu trabajo

objetivo general

Qué es el objetivo general y cómo establecerlo

Plantear el objetivo general de un proyecto o una investigación no es nada sencillo. Sin embargo, existen una serie de consejos que puedes aplicar para formularlos de un modo correcto.

En este artículo zanjamos tus dudas y te enseñamos cómo hacerlo.

¡Sigue leyendo y a ponerlo en práctica!

Objetivo general: definición

Seguramente conoces de objetivos. Puesto que los necesitamos para todo lo que hagamos en nuestros planes a futuro. Ahora bien, es importante distinguirlos de la especificidad que implica formular el objetivo general de un proyecto o una investigación. Así que veamos de qué se trata.

Un proyecto o cualquier trabajo de investigación se basa en un conjunto de etapas sistemáticas y organizadas. Una de las fases que lo integran es el planteamiento de los objetivos. Por lo que se trata de una instancia muy importante en el proceso investigativo.

Pero, ahora, debes estar preguntándote qué implicancias tiene esta fase. Empecemos por definirlo y veamos qué supone.

Un objetivo general es la meta más amplia que persigue una investigación. No obstante, no es tan sencillo como parece. Y requiere que su formulación sea adecuada.

objetivo general

Formulación y fases previas

Para establecer un objetivo general, debes considerar varios factores. Veamos cuáles son.

Por un lado, se trata de una etapa que podrá determinarse una vez que tengamos claridad sobre la elección y justificación del tema de estudio. Este es el primer paso.

Luego, es necesario identificar una problemática relevante y actual. Sobre esta se basarán los aportes de la investigación. Asimismo, el problema debe formularse a través de interrogantes que dirijan nuestro trabajo.

Seguidamente, deberemos realizar una búsqueda exhaustiva y profunda de antecedentes en relación con el tema y el planteo del problema. De este modo, podremos conocer el estado actualizado del conocimiento científico producido en este sentido.

También nos permitirá detectar lagunas o vacíos desde dónde podremos posicionar nuestra investigación. Así cómo también influirá en el abordaje del objeto de estudio. Así, es posible generar nuevos conocimientos y aportes novedosos sobre un tema. Incluso, podemos volver atrás y reformular en función de nuestra búsqueda y selección de antecedentes. A esta etapa también se la conoce como «estado del arte» o «estado de la cuestión». Justamente porque se orienta a saber qué más puede decirse o cuestionarse al respecto.

Cuando todos estas fases previas estén claramente delimitadas, pasaremos a la formulación de los objetivos.

Tipos de objetivos: general y específicos

Nos enfoquemos ahora en la formulación de los objetivos, una vez que hemos atravesado las etapas previas.

Toda investigación debe tener una dirección concreta. Es decir, debemos establecer hacia dónde iremos o a dónde queremos llegar con nuestra propuesta. Esta es la función clave de los objetivos. Por lo tanto, su finalidad se dirige a trazar un sendero factible por el que transitaremos.

Ahora bien, es preciso distinguir entre dos tipos de objetivos:

  1. General.
  2. Específicos.

Por un lado, se encuentra el objetivo general. Como te adelantamos, se trata de la meta principal del proceso. Este debe mantener una correlación directa con el problema planteado. A saber, el objetivo general supone formular cómo responderemos a las preguntas de investigación.

En este sentido, implica el establecimiento de una actividad general. Por lo tanto, tendrá en cuenta una serie de aspectos.

Primero, enmarcar los aportes que se realizarán en el área específica de estudio. Por ejemplo, en los estudios sobre literatura francesa.

A su vez, tendrá que delimitarse un poco más. Esto puede incluir la perspectiva desde dónde abordaremos el objeto de estudio. También un marco espacio-temporal o el tema puntual que trabajaremos. Un ejemplo de esto sería el siguiente.

  • Realizar aportes novedosos en el marco de la literatura francesa de la última década del siglo XXI en relación con los tópicos de la extranjeridad, la alteridad y la inmigración.

El segundo tipo de objetivos son los llamados específicos. En consecuencia, suponen explicitar las sub-metas incluidas dentro del objetivo general. Aquí se suelen puntualizar cuáles serán las acciones sucesivas que realizaremos para arribar a los resultados.

objetivo general

Redacción del objetivo general

Para la redacción del objetivo general, es crucial que sigas todos los puntos que te explicamos hasta ahora. Con todo, vamos a enseñarte algunas claves más para una correcta redacción.

Otra práctica recomendable y que puede contribuir consiste en la lectura de otros proyectos de investigación similares. Así, tendrás alguna referencia o modelo dentro de tu campo o ámbito de aplicación.

Pero, sobre todo, una característica que define a los objetivos reside en cómo se enuncian. Es decir, que deben respestar un formato breve, conciso y técnico. Además, deben estar encabezados por verbos en infinitivo. De este modo, se especifican las acciones que se realizarán.

A continuación, te brindamos una lista de verbos que puedes utilizar para plantear tus objetivos.

  • Definir.
  • Conceptualizar.
  • Elaborar.
  • Proponer.
  • Identificar.
  • Analizar.
  • Demostrar.
  • Describir.
  • Evaluar.
  • Determinar.
  • Detectar.
  • Identificar.
  • Puntualizar.
  • Establecer.
  • Aportar.
  • Indagar.
  • Formular.
  • Diseñar.
  • Verificar.
  • Desarrollar.
  • Plantear.
  • Corroborar.
  • Rastrear.
  • Extrapolar.
  • Comparar.

Algunas de estas palabras quizás puedan parecer sinónimos a primera vista. No obstante, a medida que avances en tu proceso de investigación irás comprendiendo las diferencias y sutilezas de cada uno. Fundamentalmente, según las áreas de estudio, los temas y las decisiones teórico-metodológicas que tomes.

Te ayudamos con los objetivos de tu investigación

Si te está resultando un reto plantear tu objetivo general, no dudes en escribirnos. Sabemos que no es nada sencillo formular y redactar este apartado. Pero podemos asesorarte para que lo hagas de un modo adecuado. 

TFG Online es la academia dedicada a ofrecer asesoramiento de calidad. Contamos con un equipo de expertos en todas las ramas del conocimiento. Por lo que podrán ayudarte en cualquier disciplina o carrera.

También nos especializamos en investigación y escritura académica. Nos ocupamos de que tu trabajo, proyecto o propuesta se adapte a los requerimientos estilísticos de cada universidad o institución. Así, te garantizamos calidad y confiabilidad en el uso de tus fuentes. Además, revisamos tu documento en busca de plagio para tu tranquilidad.

Por último, pero no menos importante, nuestros servicios son 100% confidenciales. 

objetivo general

Solicita tu presupuesto gratuito

Pide ahora mismo tu presupuesto sin costo y en función de tus necesidades concretas. Déjanos tus datos y las características de tu trabajo para que podamos cotizarlo. A la brevedad, un asesor académico se pondrá en contacto contigo.

Si no puedes avanzar con tu objetivo general y/o específicos, nosotros te ayudamos a concretarlos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad
Abrir chat
¿Tienes alguna duda o consulta?
Hola, ¿En qué podemos ayudarte?