¿Qué es TFG? 

¿Qué es TFG? 

tfg que es

Si eres estudiante universitario y no sabes qué es TFG, no te preocupes. En este post te contamos todo lo que tienes que saber para concretarlo y graduarte. 

TFG: qué es y cuáles son sus instancias

Seguramente te encuentras en ese momento difícil por el que todos hemos pasado al final de nuestras carreras. Escribir un TFG puede resultar una actividad complicada. Por esta razón y porque sabemos lo que implica, vamos a contarte qué es TFG y cómo hacerlo. 

Un TFG o Trabajo Final de Grado es una investigación novedosa y original. En él tienes que dar cuenta de todos los conocimientos adquiridos a lo largo de tu formación. Se trata de un trabajo o informe escrito que debes redactar adecuadamente. Para esto, deberás consultar la guía elaborada por tu universidad o instituto. En esta se especifican las pautas y los requisitos a cumplir para su entrega. 

La primera instancia que afrontarás es la redacción de un proyecto o propuesta. Esta se conforma como el mapa o esqueleto de la investigación que desarrollarás posteriormente. 

Una vez aceptada tu propuesta, deberás embarcarte en la realización del estudio definido según los criterios establecidos. Retomarás las partes que has esbozado a priori y te dedicarás a volcar de forma escrita aquellos elementos en los que haya que profundizar. 

Cuando hayas entregado tu TFG, seguidamente un grupo de especialistas o tribunal escogido para tal fin se encargará de evaluarlo. La última instancia consiste en una presentación oral en la que tendrás que defender el trabajo realizado. 

Información importante y algunas recomendaciones

Antes de sumergirte de lleno en tu TFG, es importante que consideres algunas cuestiones previas que te facilitarán su elaboración. No solo ahorrarás tiempo sino que te permitirá organizarte de un modo adecuado. 

  1. Establece un cronograma de actividades

Para alcanzar tus objetivos, necesitarás planificar tu tiempo. Uno de los factores que más influyen en el reto de materializar tu TFG es justamente cómo te organizas. 

Una buena planificación y gestión del tiempo implica que puedas establecer un cronograma de actividades. En general, puedes confeccionar un cuadro de doble entrada. Aquí colocarás, por un lado, las tareas a realizar. Por otro, incluirán la cantidad de tiempo que dedicarás a cada una. Puedes usar la unidad de medida que mejor se adapte a ti: días, semanas o meses. Si trabajas o tienes algún hobby además del estudio, no olvides estructurarte en función de tu disponibilidad horaria. Esto te permitirá dedicar tu tiempo libre en función de tus exigencias personales. 

Te recomendamos hacer esta tarea al principio; o, al menos, cuando tengas más en claro cuáles son las etapas de tu investigación. Lo importante es no estar desprevenido/a si surgen contratiempos o tienes que reformularlo sobre la marcha. En cualquier caso, ¡no esperes hasta el final! 

  1. Elige a un director

Cuando hayas definido una serie de temas de interés para tu trabajo o si ya sabes cuál será el área de aplicación, busca un director. Se recomienda que lo elijas teniendo en cuenta su especificidad. Pero no solo. Es fundamental que sea alguien de confianza y con quien tengas afinidad. Así el trabajo conjunto será más llevadero. 

Esta persona que elijas se encargará de orientarte en todo el proceso. Consulta también cuál es su disponibilidad e interés en el tema de estudio para organizarte o seguir buscando. Esta figura se encargará de leer tus avances en la materia, de detectar errores para evitarlos y de sugerirte fuentes de consulta. 

Por último, es fundamental que encares el proceso de manera activa. Esto quiere decir que si tu director no se contacta contigo, no esperes a que la situación cambie mágicamente. Escríbele, cuéntales tus dudas o problemas al respecto. Intenta mantener un diálogo fluido y regular. Mantiene reuniones cada cierto tiempo y pide ayuda cuando lo necesites.

  1. Consulta las fechas de tu universidad

Es fundamental que no andes a ciegas a medida que avanzas con tu trabajo. Consulta con quien corresponda cuáles son las fechas de entrega de proyectos durante el año académico. Así, podrás orientar tus actividades y tiempo en función de los plazos establecidos. Tampoco olvides estar al tanto de los requisitos que debes cumplir para cada presentación, ya sea del proyecto, del TFG o de la defensa. 

  1. Incorpora buenos hábitos de trabajo

Una clave para tu desarrollo profesional es que comiences a incorporar buenos hábitos de trabajo para la investigación. No existe una receta para esto ni una única forma de hacerlo. Pero puedes considerar algunos de los puntos que hemos expuesto como parte de esta práctica. 

También, puedes incorporarte al proceso de manera progresiva. Esto es, puedes indagar por tu cuenta sobre qué temas son de interés en la actualidad en tu rama de conocimiento. Puedes asistir a bibliotecas y centros de investigación para consultar materiales que te darán una idea de cómo afrontar tu trabajo. 

Además, es probable que haya otras personas que se interesen por problemas similares. Intenta ponerte en contacto con ellas e intercambiar puntos de vista. Puedes formar un grupo de lectura o de estudio con tus compañeros para que se ayuden entre sí. 

  1. Plantéate objetivos realistas

A la hora de aventurarte en la práctica de investigación, deberás definir objetivos que puedas realizar. Suele pasarnos que nos gustaría abarcar muchas dimensiones y que nuestro trabajo se torne ingente. En estos casos, es aconsejable que te centres en un único aspecto o dimensión del fenómeno a estudiar. Si visualizas que tu trabajo se propone como extenso e inaccesible, te desmotivarás y frustrarás en el proceso. 

Por eso, te aconsejamos que acotes y delimites tu tema lo más que puedas. Por ejemplo, si vas a efectuar una revisión histórica, no abarques grandes periodos de tiempo. Intenta reducirlo a los últimos años, entre 2 o 5 como mucho. Otro ejemplo es que si vas a realizar encuestas, deberás adaptar tu muestra a un grupo más reducido y al que tengas acceso. 

Puedes seguir siendo ambicioso, ¡claro! Pero no te propongas objetivos inalcanzables ni adecuados al nivel o grado de formación.

  1. Averigua cuáles son las normas de estilo que deberás seguir

Por último, pero no menos importante, puedes adelantarte averiguando qué normas de estilo solicita tu universidad para el TFG. No importa que todavía no entiendas cómo se aplican. La clave es que al menos puedas identificar y diferenciarlas. No será lo mismo adecuarse a las normas APA que a las Harvard. 

tfg que es

Los apartados del TFG y ejemplos concretos

Ahora que te encuentras un paso adelante y sabes lo que es TFG, te detallaremos a continuación las partes de las que consta este tipo de trabajo final. 

En general, debes considerar focalizarte en los apartados que más requieren atención. Por otra parte, podrás incluir toda la información que consideres pertinente y que agregue información a su estructura fundamental.

Portada

Es la puerta de entrada a tu trabajo. Incluye el título, el nombre del autor y los datos de la universidad o instituto, la fecha, etc. No olvides consultar la guía académica para que la hagas con toda la información correspondiente.

Agradecimientos

Este apartado no es obligatorio. No obstante, es una de las secciones más personales que puedes incluir. Redacta unos párrafos dedicados a todas las personas que te ayudaron o inspiraron en el proceso: familiares, amigos/as, compañeros/as, etc. 

Resumen

En el resumen, como su nombre lo indica, sintetizarás lo más importante de tu trabajo. Lo fundamental es que sea breve y conciso. Esto es así porque su función principal es situar al lector en relación con la propuesta. Debes consignar los objetivos planteados, el problema de investigación, cuál es el enfoque escogido y los resultados obtenidos.

Lo recomendable es que escribas el resumen una vez finalizado tu TGF. ¿Por qué? Porque hacia el final tendrás más claridad sobre los puntos indispensables a incluir. Puede que tengas que acompañarlo de un abstract: la versión en inglés del resumen.  

Palabras clave

Este breve apartado se compone de un conjunto de términos o palabras esenciales que condensan el contenido de lo que investigaste. A fines prácticos, sirven para clasificar el trabajo y guiar al lector. A veces y como en el caso del resumen, hay que colocarlas seguidamente en inglés. Estas se conocen como keywords y dependerá de si tu universidad las requiere o no.

Índice o tabla de contenidos

Es fundamental que ofrezcas la estructura general y organizada del contenido de tu TFG. Aquí expondrás de manera organizada cada uno de los distintos apartados que incluyas. No suele ocupar más de dos o tres páginas de extensión. Lo importante es que no olvides ninguna parte, ya que será el mapa o esqueleto de lo que desarrollarás luego. 

Índice de figuras y tablas

Ofrece un listado de las figuras y tablas que has incorporado en tu desarrollo. Es clave que estén numeradas y en lo posible con algún título que las identifique. Esto tanto para el contenido del índice como en cada figura y tabla en el cuerpo del texto. 

Introducción

La introducción es uno de los apartados más importantes de la estructura del TFG. En ella se presenta el tema, por qué lo escogiste y cómo lo enfocaste. 

Es fundamental que su extensión sea breve. Debes escribirla en un lenguaje claro y preciso, ya que incorporarás la información relevante para que tus lectores se enganchen. Debes mencionar los problemas a los que te enfrentas y cómo intentarás ofrecer una solución. 

Objetivos

Esta sección presenta con claridad cuál es el fin que orienta tu investigación. Aquí expondrás qué es lo que resolverás o cuáles son las metas a las que aspiras. 

Su redacción implica el uso de verbos en infinitivo. Estos puntualizan la acción a realizar. Por ejemplo: “describir”, “caracterizar”, “analizar”, “categorizar”, “inferir”, entre otros.

Los objetivos se dividen en dos tipos:

  • A) Generales: el fin más amplio que persigue tu trabajo. Aquí mencionarás el área de estudio donde se inscribe la investigación y el aporte que intentarás realizar.
  • B) Específicos: están contenidos dentro del objetivo más general. Pueden subdividirse en varias partes y deberán identificar sub-objetivos bien precisos. 

Hipótesis

Otro de los apartados infaltables en tu TFG. Se encuentran interrelacionadas con los objetivos y el planteamiento del problema. 

En cuanto a su redacción, consisten en afirmaciones o aseveraciones de carácter provisorio que intentan dar una respuesta a lo que has planteado. 

Las hipótesis son una orientación a la hora de tu análisis e interpretación de los fenómenos o hechos de estudio. En este sentido, hacia el final del proceso tendrás que reforzarlas, refutarlas o rechazarlas. 

Metodología

En esta parte, explicarás cómo pretendes alcanzar los objetivos de tu TFG y cuál es el enfoque escogido. Tanto el tema de estudio como la disciplina en la que se enmarca condicionarán la elección de tu metodología. 

Así, determinarás si tu búsqueda y recolección de datos será mediante una revisión bibliográfica, un estudio de caso, un análisis cualitativo o cuantitativo, etc. Esto dependerá de los factores cruciales a estudiar: la naturaleza de la información y sus variables de análisis. 

Marco teórico-conceptual

Este apartado se compone de todos los conceptos, categorías y definiciones desde dónde te posicionarás para el abordaje en cuestión. Tendrás que explicitar cuáles son, de qué autores los tomarás, cuál es el marco disciplinar en el que se inscriben, etc. 

Se trata de otra de las partes fundamentales de la estructura del TFG. Por esta razón, no olvides incluir cada teoría o término que vayas a utilizar. 

Estado del arte

Esta sección pasa revista a las investigaciones anteriores y más recientes sobre el tema de investigación. Deberías dar cuenta que conoces cuál es el estado actual del conocimiento científico producido.  

El consejo que no puedes obviar es que cites correctamente cada una de estas fuentes previas. 

Parte empírica

Si tu TFG cuenta con una parte práctica o investigación de campo, deberás incorporarla. Deberás expresar, por ejemplo, qué técnicas instrumentos de recolección de datos utilizarás: encuestas, entrevistas, etc. Otra información importante es la delimitación de la muestra sobre la población que has trabajado.

tfg que es

Conclusiones

Este es uno de los apartados fundamentales, ya que implica los resultados a los que arribaste. Se trata de la reflexión, discusión e interpretación de los datos obtenidos, así como de las observaciones que desees puntualizar. 

Con respecto a su redacción, se enuncian como afirmaciones o proposiciones que proponen una síntesis de las ideas fundamentales. Lo recomendable es que cada una responda a un objetivo planteado. También al rechazo o aceptación de las hipótesis formuladas.

Bibliografía

También llamada “referencias bibliográficas”.  Se constituye como el listado de fuentes que consultaste a lo largo de tu investigación. Debes elaborarla siguiendo el orden alfabético. Y tampoco debes olvidar registrar todos los datos requeridos según el estilo que exija tu universidad.

Anexos

No es obligatorio que los incorpores. No obstante, puedes incluir toda la información adjunta que sea de interés para tu trabajo.

¿Te ayudamos con tu TFG? 

Si todavía precisas ayuda con tu TFG, en TFG Online estamos para acompañarte en este proceso. Somos la academia online que se encarga de tus proyectos universitarios. Trabajamos con un equipo de profesionales en todas las áreas del conocimiento, así que puedes consultar por la tuya. Nos especializamos en investigación y escritura académica. Además, nos adaptamos a las exigencias de estilo que propone tu universidad. 

Solicita un presupuesto a medida

Pide tu presupuesto sin compromiso y sin costo, adaptado a tus necesidades concretas. Cuéntanos de qué carrera eres y un asesor se contactará contigo lo antes posible.

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad
Abrir chat
¿Tienes alguna duda o consulta?
Hola, ¿En qué podemos ayudarte?